11 de junio de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. MILTON 'EL PÍCARO'


Milton llevaba pocos días en la ciudad. Necesitaba un trabajo en seguida y confiaba en su suerte. Siempre le salían bien todos los planes, o por lo menos le salían. Se presentó a una entrevista de una empresa de alquiler de bicis y le cogieron. El único detalle imprescindible que no le preguntaron era si sabía montar. Lo dieron por hecho. Equilicuá. Nunca hay que dar nada por hecho en la vida. Como no tenía vergüenza ninguna, le echó morro e intentó disimular. Se pasaba las horas caminando por las calles empujando la bici y repartiendo flyers. De labia iba sobrado, así que conseguía fácil clientela. En pocos meses le ascendieron a guía de rutas. Las dos primeras semanas, pudo convencer a los turistas de que en la mayoría de los sitios estaba prohibido circular con bici. Pero no iba a funcionarle siempre. Habló con su jefe y encontraron una solución. Rueditas supletorias hasta que tuviera soltura. Soltura no cogió, pero fama, toda la del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.