22 de enero de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. EL LIMBO DE TUS SUEÑOS


Me despierto en la habitación de un hotel. Este año ha tocado Barcelona. Nunca había estado en Barcelona. Parpadeo dos veces. Tres veces. Le miro dormir. No es divertido ver a la gente dormir, no entiendo por qué en los libros y en las películas la gente se queda mirando dormir a sus amantes. Pero es una estampa bonita. Un instante congelado, una fotografía única que sólo yo se que existe y es mía. La habitación está llena de viento e incertidumbre. Cada año nos reunimos en un punto diferente del mundo y Ángel y yo nos encontramos ahí. Nos conocimos en el mismo lugar donde terminan los calcetines sin pareja, en un limbo extraño de coincidencias que le pudo haber pasado a cualquiera, pero que nos pasó a nosotros. Entra la luz y la habitación se divide en dos. Estamos Ángel y yo acaparando toda la luz. La oscuridad es cosa del resto del mundo. Hoy toca abandonar la habitación y despedirnos hasta dentro de otro año. Pero cada despedida se lleva un trozo de mi y temo que llegue el momento en el que no quede nada mío, sea todo suyo y yo desaparezca. Puede que ese día ya haya llegado y esté en un cielo con un ángel durmiendo a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.