20 de noviembre de 2013

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. LA ULTIMA LAGRIMA


Se habían reunido a las 13 del día 13 del presente año 2013. Amantes de todo el mundo de Julia se reunieron en el aniversario de su muerte para cumplir uno de sus sueños. Julia siempre soñó con irse a lo grande. Pidiendo permiso al ayuntamiento, los amantes cerraron la Plaza Real. Ni siquiera los medios pudieron entrar para fotografiar lo que sucedería. Todos, a su manera, se conocían, pues Julia había dejado a uno para estar con otro, y a éste le había dejado para estar con el aquel. A la hora indicada, rodearon la fuente y empezaron a recordarla. Había comenzado. Cada uno de sus amantes soltó una lágrima. Una por aquel fin de semana en Italia. Una por aquel lunar en forma de cuchara en su cintura. Una por el primer beso. Otra por el último. Otra por su sonora risa. Otra simplemente por su recuerdo. Así, con una gota por amante, llenaron la fuente hasta casi desbordarla. Sólo faltaba una lágrima más para que sucediera. La del único que no acudió. El que se la había llevado, su asesino, el culpable y responsable. Aquel que había dejado a Julia por primera vez en su vida que hizo que muriera de pena. Y al fondo, escondida entre los arcos de la plaza, una mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.