7 de diciembre de 2015

JUSTINA DE LIÉBANA FOREVER


Justina. Isabel. Carmen. Mireia. Nuria. Olga. Patricia...
Algunas de las grandes mujeres detrás de la última marca que hemos creado.
Un proyecto nacido con el espíritu No More Fucking Boring Brands, y que va acompañado de un gran producto (si alguna vez quieres saber lo que es el orujo de verdad, olvídate del orujo casero que te regalan en los restaurantes con las comidas y prueba alguna de las más de 10 variedades de Justina de Liébana; incluso atrévete a probar un cóctel con orujo y verás).
Justina es el primer aguardiente de orujo ecológico hecho en nuestro país, y está hecho con mucho cariñu en Liébana, destilado gota a gota con ancestrales alquitaras.
Desde aquellas montañas nos contactó Isabel, nieta de Justina, con la idea de crear la nueva marca ecológica y de paso, rejuvenecer la marca familiar Orujo de los Picos. De todas las historias detrás de los 30 años de empresa familiar, en un rinconcito aparecieron unas fotos antiguas, y en ellas encontramos a la abuela Justina... Justina de Liébana había nacido.




Etiquetas sólo con texto y frases de Justina cargadas de la ancestral sabiduría lebaniega y de un poquito de retranca de alta montaña.


En una marca con tan pocas oportunidades de comunicar, todos los detalles suman: cajas y precinto con el icono del retrato de Justina, nacido a partir de una de las fotos del álbum familiar.



Etiquetas verdes para la gama ecológica, blancas para el resto de variedades.


Poco a poco se irá desarrollando la identidad de la marca, aprovechando las ocasiones que lleguen. Desde el papel de envoltorio a una camiseta para los que trabajan con Justina.





Para las gamas con sabores y mezclas, no es necesario color en las etiquetas. El color (y el sabor) lo da el propio producto a través de las sencillas botellas transparentes.

Y para la empresa madre, Orulisa, un toque contemporáneo y montañas en su renovada imagen.

El camino de Justina de Liébana ya está marcado.
Ahora empieza lo bueno. Es el momento de empezar a caminarlo.
Y de disfrutarlo.
Nosotros ya lo hemos hecho.
¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.