2 de diciembre de 2015

HISTORIAS IRREALES EN LAS RAMBLAS. EL ZANCADILLERO


Su técnica de conquista era un poco particular. Conoció a su última novia tropezándose con ella en la sección de cereales de un supermercado y tras 3 años de relación y de una ruptura de telenovela, en lugar de reflexionar sobre lo que podía haber hecho para evitar tal drama decidió repetir táctica por si volvía a tener un golpe de suerte. Desde entonces, se pasaba las tardes observando a la chicas que paseaban y cuando una le gustaba se lanzaba flechado a provocar una zancadilla o un tropezón encontradizo con ella. En vez de pillar novia, lo que pilló son una cuantas denuncias por supuesto acosador sexual. Más le valía seguir siendo un torpe a secas y tropezarse con las losetas sin esperar nada a cambio, como cualquier hijo de vecino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.