4 de noviembre de 2015

HISTORIAS IRREALES EN LAS RAMBLAS. CARMEN DEDOS LARGOS


Carmen era una bellísima persona con una afición complicada. Le gustaba robar, así sin más. Su primer robo fue a los 5 años, unas canicas de su primo que se metió en el bolsillo. Y desde ahí no pudo parar. Robaba pintalabios a su hermana, le robaba libros a sus compañeros de clase, hasta le robó el marido a su mejor amiga. Y el vicio seguía creciendo y creciendo, logrando misteriosamente que continuara siendo un secreto. Hasta un día que la pillaron robando una horterada de pulsera con la cara de Messi en un paseo por Las Ramblas. No le tocó cárcel, pero el dueño del puesto le puso la cara tan colorada que desde ese momento decidió dejar de robar tonterías. Ya que puestos a pillarte, más vale que te pillen robando un banco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.