2 de noviembre de 2015

HISTORIAS IRREALES EN LAS RAMBLAS. LE LLAMABAN NADIE


Un lobo solitario, de Ducados y tardes con Joe Cocker. De camisa almidonada hasta el punto crujiente y de fuerte apretón de manos. Hablaba poco y recordaba mucho, hasta los recuerdos que no eran ni suyos. No entendía el miedo de la gente a morir solos si se pasaban la gran mayor parte de su vida discutiendo. No le caía bien nadie, ni siquiera él mismo. Se acostumbró a vivir entre vinilos antiguos y películas mudas, ya que las voces, hasta las ficticias, le terminaban agotando. Nadie hablará de él cuando estaba muerto, al igual que nadie lo hacía estando en vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.