7 de octubre de 2015

HISTORIAS IRREALES EN LAS RAMBLAS. GAUDÍ EN FORBES


Llevaban existencias para un mes. Agua, mantas, cepillo de dientes, alguna Cuore, bragas, hilo dental, calcetines y pipas. No se iban de Interrail, no. Iban a intentar ver el interior de la Sagrada Familia por fin terminado. Por lo visto las colas eran más grandes que para ver la última peli de Star Wars, y llegaban hasta Castelldefels como poco. Había gente que se había montado una carpa, otros dormían en caravanas y otros directamente acampaban como en sus años mozos para los conciertos de los Rolling. Y todo para ver una iglesia, una de las "atracciones" eclesiásticas más caras de Europa en la ciudad más laica de España. Muchas contradicciones y puro negocio que han despertado una ola de fanáticos ateos obsesionados por hacerse un selfie en la obra más lenta de este país. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.