21 de septiembre de 2015

HISTORIAS IRREALES EN LAS RAMBLAS. DESAFORTUNADO EN TODO


Su vida en una bolsa, y encima de las de plastiquete. Tenía todo lo necesario para ser un Don Nadie de los que se curten en las calles entre brick y brick de vino peleón. Se lo jugó todo en una partida clandestina de póker contra un tal Sergei. Nadie le gana nunca a un Sergei. Su mujer iba en el pack, y su periquito también. Se le olvidó incluir a la suegra, así que le espera en el cajero automático para cenar tranchetes robados de algún paqui. Buena suerte! (que no tiene).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.