3 de julio de 2015

HISTORIAS IRREALES EN LAS RAMBLAS. ARRIVEDERCI


Gondolero que nace, gondolero es hasta que muere. Nunca se había dado el caso de que ninguno decidiera abandonar, hasta ahora. Le ofrecieron el puesto sin preguntarle ya que todos los chicos de su barrio llevaban soñando ser lo mismo que sus padres, y lo mismo que sus abuelos, y los abuelos de sus abuelos. Ni por asomo creerían que realmente lo que él quería ser era profesor de coreano. Así porque sí, sin avisar. No tuvo más remedio que huir sin poder volver por miedo a que le degollasen. Eso sí, la camisetita se la llevó en la maleta porque esas rayas azul marino de altamar pronda le combinan con cualquier cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.