21 de julio de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. SIN DUDA


Silvia es una tachadora profesional. Es tan indecisa que nunca consigue escribir una frase sin tacharla, cambiarla y retacharla otra vez. Es un verdadero suplicio escribir siquiera la lista de la compra. Tarda más en decidir qué comprar que lo que tarda en acabar el hígado del cerdo en la lata de paté. Así es ella, una enganchada del lápiz de punta rota y de nubarrones de mina entre palabras temerosas.  Algún día, la pobre Silvia se dará cuenta de que más vale escribir más y pensar menos. Como la mayoría de las cosas que merecen realmente la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.