10 de julio de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. SAN VITO VEN A MÍ


Desde luego que no hay verano sin canción-aullidogatuno-meneodepandero-perreocomosinohubieraunmañana. La canción del verano es necesaria en todos sus formatos, así como necesario es bailarla sea en el estado que sea: borracho, drogado, con sobredosis de azúcar, con insolación, otra vez borracho o limpiando el polvo un martes mañanero. Es imposible deshacerse de ella. Y lo bonito de las desorientadas guiris es que se dejan poseer por el baile de San Vito hasta con canciones de Falete. Cualquiera les quita las castañuelas de dos euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.