17 de julio de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. LA FUENTE QUE NUNCA QUISO SERLO


Hay veces que una fuente sólo quiere ser eso, una fuente. Sin protagonizar grandes historias, sin ser un punto de encuentro, sin que le hagan fotos (mala suerte) y hasta le molesta el agua, el sol y todo lo que le recuerde que no es una fuente común. Porque hasta las fuentes se cansan de la fama, de los flashes y de ser tan públicas. Quizás en otra vida tenga más suerte y sea un simple grifo de alguna calle de un pueblo perdido de Soria. Pero por ahora, vete acostumbrando al famoseo, querida, porque eres la mismísima fuente de la Plaza Real. Ni más ni menos que en plena Barcelona. Casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.