18 de junio de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. A TETA MUERTA, TETA PUESTA


Llevaba muerta tres días y nadie se había dado cuenta. El agua de la fuente tenía un color y un olor más insoportables de lo normal. Además, estaba cogiendo una forma ¿gelatinosa? Sí, era gelatina podrida. Nadie se percató porque los únicos que se acercan a ella son los turistas que van y vienen. Cuando uno de ellos lanzó una moneda creyendo erróneamente que estaba en la de Trevi, rebotó de tal forma que casi le deja medio ciego. Se acercó al agua viscosa y entonces la vio. El cuerpo de una chica comiendo con los peces o más bien ellos comiéndosela ricamente. La chica, con más copas encima que una folclórica rociera, dio un traspiés y cayó en la fuente, quedando inconsciente con una teta rota. Silicona a borbotones que transformó la fuente en una asquerosa cuajada. La versión más gore de '¡Pechos fuera!'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.