11 de junio de 2014

EL CAMINO ESTÁ LLENO DE AMIGOS


Hoy estuvimos en La Fageda. No fue una visita de turismo ni una de negocios. Literalmente pasábamos por allí y al más puro estilo "hola, pasaba por aquí" nos plantamos allí, sin avisar, a saludar. Como no podía ser de otra manera nos hicieron un huequito en su agenda para charla con un abrazo y uno de sus fantásticos nuevos helados, PRUÉBALOS!!.
Ya de vuelta a Barcelona, tuvimos tiempo de reflexionar sobre el hecho de que son este tipo de cosas las que dan sentido a lo que hacemos. Nunca hemos hecho nada juntos y quién sabe si algún día lograremos cruzar algún proyecto. Es igual. Simplemente sucedió que desde la admiración (es imposible no emocionarse y admirarse cuando se conoce desde dentro una empresa y un proyecto social como La Fageda) un día nos conocimos y desde entonces se ha cimentado una amistad de esas que duran aunque no te veas en años. Un pequeño gran premio que nos llevamos en esta mochila de viaje que intentamos mantener ligera pero bien nutrida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.