19 de mayo de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. LA MANOLI


La Manoli es toda una leyenda en las Ramblas. Comenzó trabajando en uno de los puestos de las flores, y era conocida por sus canturreos, sus peculiares atuendos y su maquillaje de fantasía. Lo terminó dejando porque ella era pura sangre de espectáculo, necesitaba luces, lentejuelas, vida tras el telón y muchos aplausos. Y es que hay gente que nace para ser artista, igual que otros nacen para hacer bulto. Los rumores sobre su vida decían que había trabajado en el Molino como maestra de ceremonias, también en el espectáculo del Cangrejo, se comentaba que podía ser la verdadera dueña de la sala Bagdad o hasta se dijo que era la madre de la Terremoto de Alcorcón. Está claro que su vida había estado llena de noches memorables, camerinos, farándula y sobre todo, mucha purpurina. Hace tiempo que ha desaparecido de los escenarios y sus apariciones por las Ramblas son cada vez más escasas. Pero todavía, muy de vez en cuando, se deja ver por el barrio mientras va a comprar el pan o cuando baja al estanco a por vicio (el cigarrito que no falte). Eso sí, en chándal, pero con tacones. Porque la Manoli, fue y siempre será mucha Manoli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.