16 de mayo de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. CERDO IBÉRICO



Ángel es el prototipo de macho ibérico de pelo en pecho por excelencia. Una mezcla entre Torrente, Jesús Gil, el Fary y Curro Jiménez. No sale de casa sin su cordón de oro, su anillo en el dedo meñique y un palillo en el bolsillo de la chaqueta. Cuando sale de paseo, se pone al lado de las jovencitas en los sitios llenos de gente para intentar tocar algún culo entre la multitud. Siempre lleva gafas de sol para poder mirar fijamente los escotes sin que le griten ‘¡viejo verde!’. Todo un truhán, todo un señor. Jamás falta a su cita diaria en el puticlub al que lleva yendo desde que su padre lo invitó con dieciséis años para hacerse un hombre. O un putero, según se vea. Él es feliz siendo un infeliz, y con eso ya es bastante. Fútbol, ‘güisqui’, putas y la rumba catalana. Quién necesita más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.