25 de abril de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. WEST SIDE FAIL


El modelo pandilla basurilla se ha perdido. Sólo aparece en las películas de hace veinte años, cuando los niños aún sabían lo que era hacerse una costra. Una profesora nostálgica les puso a sus alumnos West Side Story para que intentaran comprender los valores y hermandades que existían cuando todavía se hacían promesas eternas escupiendo en una mano. Cuando la saliva servía para algo más que para lo que se usa ahora. Los alumnos se vinieron arriba, y decidieron reunirse en una plaza al salir de clase. Ni ellos mismos sabían muy bien para qué, porque aunque existiera la remota posibilidad de que se cruzasen con otra pandilla, ¿qué harían? ¿Bailar? ¿O darse navajazos al ritmo de las canciones? Intentaron crear ambiente con tímidos pasitos de baile, un pie que se movía por allí, una cadera que se balanceaba por allá, pero al final más que una pandilla callejera parecían un grupo de mochileros con espasmos nerviosos. Cuando consideraron que habían alcanzado el nivel de ridículo suficiente, se dispersaron hacia sus casas. Eso sí, crearon un grupo en Tuenti ipso facto para publicar la supuesta ‘pelea’ en la que estuvieron a punto de meterse. Lo que no especificaron es que la otra pandilla era un grupo de palomas que sólo se les acercaron para comerse las migajas del suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.