5 de marzo de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. APOLO PALM


20 de Julio de 1969. El hombre pisó la Luna. Todo el planeta (los que tenían tele o radio, claro) se quedó hipnotizado ante la noticia. Las palmeras de la plaza se asomaban curiosas por las ventanas de los vecinos para no perderse un detalle del acontecimiento. Hubo una en particular que se quedó prendada con las imágenes de aquellos hombres escapando de este mundo para vivir la mayor aventura de la historia. Y esa idea no desapareció nunca. Ella más que nadie, siendo una palmera encadenada a un suelo de por vida, comprendía esas ganas de llegar hasta lo desconocido, pero no se atrevía a dar el paso de intentarlo. ¿Y si se caía? ¿Y si se rompía una rama? A lo mejor se caería en peso muerto y las demás palmeras pensarían que se había suicidado. Mil excusas le frenaban a cumplir su sueño. Hasta un día que cambió la historia de este país. España gana el mundial, y eso era la señal que necesitaba. Si lo imposible había sucedido, ¿por qué no? Ahora o nunca. Contó tres, dos, uno, ¡DESPEGUEEEE! Y de pronto salió disparada hacia el cielo como un cohete, sin frenos y a lo loco. Su vuelo sólo duró unos minutos, y la encontraron en medio de Vía Laietana cortando el tráfico. Pero fueron los minutos más emocionantes de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.