25 de marzo de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. COCKTAILS & DREAMS


Nunca había sucedido nada igual. A las 12:21, la hora mágica, capicúa, la que seguro que elige el Apocalipsis para llegar con su cortejo de cuatro caballos desbocados, justo en ese mediodía se sintió un intenso terremoto en una pequeña plaza de Barcelona. Era el mismo meneo con el que se hacían tantos cócteles de aquellas terrazas. Algunos piensan que la causa del temblor fue el efecto mariposa originado por algún barman, poniendo tanto esmero en hacerle un mojito a una inglesa de Brighton que desembocó en una onda vital de energía al más puro estilo manga. Pero no fue así. Desgraciadamente, se descubrió que era el inicio del fin. El terremoto se produjo por el trote de los caballos desbocados, y no se salvó ningún bicho viviente. Hubiese sido mejor la teoría del barman, pero así es el Apocalipsis, que siempre llega sin avisar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.