27 de febrero de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. ¡HASTA LA VISTA MUNDO!


Ya nadie se acuerda del agujero en la capa de ozono. ¿Dónde está? ¿Qué fue de él? ¿Se jubiló o está de vacaciones en Mallorca? Fue el tema candente (nunca mejor dicho) hace más de diez años, y ahora parece como si el problema estuviera resuelto. Pero nada más lejos. El agujero había alcanzado ya el tamaño de Brasil, por lo que el escándalo volvió a las televisiones. Que si ya era demasiado tarde, que si no habíamos querido resolver el problema, que si toda la culpa la tiene EE.UU… nada nuevo vamos. Así que ya había llegado, el Fin del Mundo tenía el placer de presentar su nueva obra: ‘El calor que me mató’. En pocos días, los rayos de sol comenzaron a abrasar todo lo que se cruzaba en su camino, por lo que cada centímetro de la plaza comenzó a derretirse como un museo de cera en plenas Fallas. La luz era cegadora y no había sombra bajo la que protegerse. Una barbacoa mundial que ni el mismo Georgie Dann pudo imaginar. Que la autodestrucción les pille confesados, y con las gafas de sol puestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.