18 de febrero de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. A SEIS METROS


En esta plaza, como en todas las del universo, se puede observar siempre el mismo comportamiento: todo el mundo queda en el centro o en el monumento más concurrido. Es uno de esos hábitos humanos que nadie se explica, y que viene sucediendo desde que el hombre es hombre. El resultado es el apelotonamiento de gente desconocida en un mismo punto, que conlleva a que nadie encuentre fácilmente a nadie. Todos acaban sacando los móviles y levantando una mano para que su despistado amigo les localice. Eso mismo debió pensar César, un guía turístico un poco espabilado, que decidió convocar a su tour a seis metros de distancia de la fuente del centro. Justo ese día, la plaza estaba vacía, por lo que no se pudo comprobar la eficacia de tan ‘osada’ hazaña. Pero con ese pequeño cambio, demostró la existencia de algunas mentes iluminadas que en vez de tropezar con la misma piedra por vigésima vez, deciden darle una patadita para apartarla de su camino. Un pequeño paso para un guía turístico, pero una gran paso para la Humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.