24 de febrero de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. SON RUMORES


Uno de los edificios de la plaza se reformó, aunque más que reformarlo parecía que lo habían pervertido. Todos los cristales de las ventanas se tintaron, como si fuera el asiento trasero de un Hummer. Obviamente, en vez de pasar desapercibido, provocó una especial atención de todas las miradas curiosas. ¿Qué hacen ahí dentro? ¿Quién maneja el cotarro? ¿Se trafica? ¿Se prostituye? O algo peor, ¿será un edificio de Hacienda? Todas las suposiciones se convirtieron en falsos rumores, escandalosos, terroríficos, contagiosos, hasta tal punto que la muchedumbre enfurecida enloqueció y comenzó a tirar piedras a las ventanas. Todo se fue de las manos, y la gente se dejó llevar por una intriga venenosa no resuelta. La policía tuvo que venir al rescate y desalojar el edificio evitando una masacre en plena plaza. Cuál fue el asombro del populacho, que esperaba encontrarse con supuestos proxenetas, mafiosos o alcaldes marbellíes, y en realidad lo que vieron salir del portal eran trabajadores con un uniforme que mostraba el logo de Fotoprix. PA-TA-TA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.