23 de enero de 2014

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. EL PEZ MAS BRILLANTE DE BARCELONA


Resultó que un smartphone caído al retrete fue la causa por la que toda el agua de Barcelona quedó contaminada. No hubo forma de drenar toda ese agua, así que pidieron a los ciudadanos que hicieran vida normal, que expulsaran todo el agua que pudieran pero que no la tocaran. Los parques tuvieron vallas de seguridad, las personas se duchaban con garrafas de agua traídas de Montpelier y si a los más pequeños les apetecía ir al parque acuático, debían hacerlo enfundados en un traje envasado al vacío. Lástima que esta nueva orgía de autoprotección, ese egoísmo desmedido, ese "si hombre no te fastidia, pruébala tú", hiciera que no se llegara a saber a ciencia cierta si el agua por fin estaba limpia. Y fruto de este miedo aderezado con egoísmo, cogieron al pez más brillante de la tienda de animales más cercana a la Plaza Real, y se reunieron todos los habitantes de Barcelona alrededor de su fuente para echar al valiente pez. A partir de ese mismo día la palabra agua quedara prohibida en tierra catalana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.