18 de diciembre de 2013

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. WELCOME TO THE HOTEL CALIFORNIA


Y me desperté en la habitación de un hotel. De un buen hotel. Tres parpadeos me separaban de una visión panorámica del lugar donde había pasado la última noche. Juraría que el desierto del XXXX podría ser menos árido que mi boca. Había fumado demasiado en las últimas 8 horas y mi boca decidió jugar a ser arena. Desde que Andrés y yo lo dejamos mi vida se había convertido en una vorágine de sexo, alcohol y drogas. Un forense firmaría mis palabras si echara un vistazo a la habitación. En una esquina, bolsas de maría y tabaco por el suelo. En la mesa dos botellas de vodka y una de vino. De vino barato. Y dos chicos y una chica compartiendo cama conmigo. Me desperté y me dirigí hacia el vodka como si fuera agua bendita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.