9 de diciembre de 2013

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. DOS DE TRES


Se había escuchado su grito por todos los rincones del planeta. Limpio, fuerte, intenso. La filosofía de "si un árbol se cae en el bosque, y nadie lo ve, ¿realmente hace ruido?" quedó desmontado un 17 de diciembre de 2013. Por lógica, llegaron primero los que más cerca se encontraban, y los que más lejos estaban, tardaron un par de días en llegar hasta allí. El grito se convirtió en trendic topic de todo el mundo durante meses, el cuadro de Edvar Munch se revalorizó x100 y la película "Sólo en casa" se agotó en tiendas y videoclubs. Llegados a La Plaza, la rodearon, quitaron las baldosas, examinaron todas las esquinas para ver de donde procedía aquel aullido desgarrador. Pero nadie decidió buscar en el centro, ni prestar atención a las damas que formaban la fuente. Habiendo desde su construcción en 1848 tres féminas, nadie echó en falta la tercera de ellas. Mientras las dos supervivientes tenían el rostro desfigurado y descompuesto por alguna escena espantosa que presenciaron, el resto del mundo dejó el enigma sin resolver, dando explicaciones absurdas y escribiendo libros populares, incluso alguno de autoayuda. Qué curioso es el ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.