26 de noviembre de 2013

HISTORIAS IRREALES EN LA PLAZA REAL. DE NEGRO A NEGRO


Por la trági-comedia que resulta ser la vida, decidieron separarse en aquel momento para el resto de lo que les quedaba de vida, aunque al parecer ese tiempo no sería demasiado. Él cogió la calle de la izquierda, y ella, la primera a la derecha. Se supone que con el tiempo se tiende a idealizar las personas, las ideas y las relaciones. Esa era la excusa que ambos se habían tenido que tragar para aceptar que aquel era el mejor destino para ambos. Porque la relación de Nancy y Simon estaba llegando a límites que sólo la propia índole de la autodestrucción conoce. Quien iba a decir, que estarían conectados para siempre, que la vida se reiría de ellos hasta el final, sin permitirles separarse jamás. La calle de la izquierda que Simon tomó giraba a la calle derecha que Nancy escogió. Justo en la esquina sus miradas sentaron como un puñetazo en el corazón, habiendo aprendido la moraleja de tal estúpida decisión. Ya no había que tener miedo. Si no había solución para el negro futuro al que estaban condenados, ¿por qué preocuparse?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.